Consejos para realizar una reclamación

Todos los consumidores finales tienen derecho a reclamar cuando consideran que no se les ha dado el producto o servicio acordado.

Las empresas o profesionales deberán reclamar directamente a través de la vía judicial.

Pasos a seguir

Hay diferentes vías para ejercer el derecho a reclamar: desde un acuerdo amistoso hasta acabar en un juzgado. Estos son los pasos recomendados:

  • Acuerdo amistoso. Lo ideal es llegar a un acuerdo entre comprador y vendedor para solucionar el problema.
  • Hoja de reclamaciones. El vendedor está obligado a ofrecer gratuitamente una hoja de reclamaciones al comprador.  Si la empresa que ofrece el servicio trabaja online, se puede obtener el impreso a través de la Dirección General de Consumo de la Comunidad Autónoma.
    • El impreso consta de 3 copias para: el establecimiento, el consumidor y la Administración.
    • El consumidor debe presentarlo en la Oficina Municipal de Información del Consumidor (OMIC) o en la Dirección General de Consumo de la Comunidad junto con copia de la documentación justificativa.
    • La Administración de Consumo contactará con la parte reclamada para intentar llegar a un acuerdo.
  • Arbitraje. Si no se ha llegado a un acuerdo en los pasos anteriores, el consumidor puede acudir a Arbitraje de Consumo. Para ello la empresa deberá estar adherida a arbitraje o, en su defecto, aceptar someterse a laudo arbitral. Este proceso es gratuito y vinculante, es decir, equivale a una sentencia judicial.
  • Vía judicial. El consumidor puede acudir a la vía judicial, eso sí, asumiendo los costes que se deriven de ello.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar