Descubre los pilares básicos de la atención al cliente con Julia

Son las 18:00 de la tarde de un día soleado en Santander. Normalmente a esas horas Julia suele estar en la playa, pero en esta ocasión tiene el objetivo de encontrar un vestido para un compromiso laboral que tiene ese sábado.

Generalmente disfruta comprando ropa, pero hoy es diferente, necesita algo único, con lo que se sienta segura, se juega mucho en este evento.

Hace una parada para comer un apetecible helado de limón y repasa mentalmente todos los modelos que ya se ha probado. De repente, ve a  su amiga María.

Julia sabe que María conoce el comercio de Santander como la palma de su mano  y comentan su problema.

Rápidamente María da una tarjeta a Julia de una tienda  en el centro, se despiden y Julia pone rumbo hacia la dirección señalada.

Al entrar percibe un olor muy agradable y una música serena. Luisa está al otro lado del mostrador.

Julia comenta que viene referenciada por su amiga María. Echa un vistazo rápido y le encanta todo lo que ve, pero tampoco aquí encuentra lo que necesita.

Luisa muy amablemente le comenta que dos calles más abajo hay una pequeña tienda que está especializada en ropa de eventos.

Efectivamente, en esta tienda Julia encontró un maravilloso vestido para la ocasión.

¿Ha perdido o ha ganado Luisa una clienta?

Este es un caso real contado por una alumna en uno de los cursos de formación  impartidos en la Federación Empresarial Cantabria, así que sabemos el final de la historia.

Luisa perdió una venta y ganó una clienta, es más, ganó una embajadora de la tienda que continuamente recomienda a sus amigas.

Es importante entender que como nuestros productos, existen millones en el mercado. Donde podemos marcar la diferencia y realmente ser una propuesta de valor para nuestros clientes es en satisfacer sus necesidades.

Los pilares básicos de la atención al cliente se fundamentan en:

  1. Tu propia persona: actitud comercial, sonrisa, entender las necesidades de los clientes, escuchar para entender no para responder, motivación hacia la venta, gestión de la comunicación verbal y no verbal.
  2. Tu cliente ideal: saber identificar tu público objetivo, aquellas personas a las que de verdad puedes satisfacer su necesidad, descubrir si a la persona que tienes delante le gusta comprar o que le vendan.
  3. El proceso de venta: aplicar un buen método de venta, entrenarse en él y alcanzar la excelencia desde el inicio (toma de contacto) hasta el fin (fidelización) .

Muchas de las personas que nos dedicamos a las ventas tenemos un don especial para ello, pero ¿te imaginas potenciar este don? ¿Cómo cambiaría tu vida profesional, personal y económica desarrollando tus habilidades comerciales?

 

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar